11 tips para redes sociales que pueden salvarte del robo de identidad.

Utilizamos Facebook y Twitter para interactuar y compartir información, generalmente de carácter personal y en especial en forma de mensajes, fotos y videos. Es por ello que en la medida en la que crecen estos portales, también aumentan los riesgos. Hackers, Spammers, ladrones de identidad y otros criminales, siguen de cerca el tráfico en estas redes. ¡Estas recomendaciones te pueden ayudar a protegerte!

1. Sé muy precavido al dar un clic en ligas dentro de los mensajes que recibas, inclusive los de tus amigos. Estos vínculos –al igual que los recibidos en email– requieren ser analizados para asegurar su legitimidad.

2. No confíes en que el mensaje es de quien dice ser. Los hackers son especialistas en simular el contenido y apariencia de mensajes y hacerlos parecer como si fueran de amigos. Si sospechas acerca de un mensaje, contacta a tu amigo de forma alterna y averigua si realmente te lo mandó. Esto incluye invitaciones a ser un miembro de su “network”. Recuerda que hay softwares que envían automáticamente mensajes a nombre de tus contactos sin que éstos tengan conocimiento de ello.

3. Conscientízate sobre lo que has publicado acerca de ti mismo. Una forma común mediante la cual los hackers obtienen información financiera o de otras cuentas, es mediante la liga “¿Olvidó su Contraseña?”. Para ingresar en tu cuenta, buscan las respuestas a preguntas de seguridad, tales como tu cumpleaños, el segundo nombre de tu madre, etc. Si el sitio lo permite, formula tú mismo las preguntas, intentando que no expongan datos sensibles que cualquiera pueda indagar.

4. Para evitar compartir tu email, prefiere las redes sociales que no tengan acceso a tu directorio de contactos. Cuando te afilias, puedes recibir una solicitud para utilizar tu correo electrónico y tu contraseña para ubicar a amigos potenciales en esa red, y entonces ésta utilizará tu email para invitar a tus amigos a conectarse, haciéndolo a tu nombre. Lee bien los términos y condiciones para entender cómo manejan estos datos.

5. Al ingresar, hazlo tecleando la url o dirección directamente en su navegador. Muchas ligas en mensajes pueden aparentar llevarte al sitio auténtico, pero pueden resultar un engaño y el truco es tan sutil que puede consistir en una sóla letra. 

6. Sé selectivo al aceptar nuevos amigos. Ladrones de identidad operan todos los días creando perfiles falsos para obtener información para usos fraudulentos.

7. Elige tu red social con cuidado. Evalúa el sitio y lee muy bien su política de privacidad, asegurándote de entiender perfectamente su contenido. Utiliza el mismo criterio que empleas en un sitio de compras donde compartes tu tarjeta de crédito.

8. Asume que lo que publicas en un sitio, seguramente permanecerá ahí por siempre. Aún cuando puedas borrar tu cuenta, otros siempre podrán bajar y guardar la información que alguna vez publicaste.

9. Ten cuidado al instalar extras o Apps. Es posible instalar aplicaciones de terceros y generalmente para instalarlas, debes autorizar el acceso a tu cuenta. Muchos criminales crean aplicaciones aparentemente bien intencionadas y divertidas, cuando su interés real es obtener tus datos. Aunque Facebook tiene un proceso a seguir para publicar y compartir estas aplicaciones, no tiene manera de saber con certeza quién está físicamente detrás de ellas. Trata a las aplicaciones con mucha cautela e investiga todo acerca de ellas antes de instalarlas.

10. Piensa bien en cómo utilizas las redes sociales en el trabajo. Adicional a las políticas empresariales acerca de este tema, no sólo podrías estar comprometiendo tu propia información, sino también la de la empresa.

Y aquí te va un “bonus” si tienes hijos: habla con ellos sobre este tema, sobre sus peligros y cómo pueden ser sorprendidos; tómate el tiempo para averiguar qué información están compartiendo en redes, a quiénes aceptan como amigos y de dónde los conocen. 

Con estas simples recomendaciones puedes incrementar tu seguridad en estos ambientes sociales de rápido crecimiento. No olvides que la privacidad de tu información y de tu vida son algo que no deseas compartir con cualquiera, ¿o sí?