¿Gobierno chino patrocina ciberataque vs anticensura internacional?

Según informes del FBI, se descubrió que piratas informáticos vinculados con el gobierno chino enviaron ciberataques DDoS (de Denegación de Servico) a un importante sitio web dedicado a producir páginas “espejo” que permiten a los usuarios chinos ver información censurada por su propio gobierno.

Esta es una nueva estrategia cibernética del gobierno de Pekín para impedir que sus ciudadanos y otros usuarios internacionales accedan a contenido alojado fuera del país, que el gobierno considera conveniente mantener bloqueado.

El informe indicó también que la mayoría del tráfico destinado a este ataque masivo se originó fuera de China, y provenía de computadoras de usuarios desprevenidos, manipuladas por los hackers de forma remota, gracias a código malicioso instalado de forma oculta principalmente durante el uso de un motor de búsqueda llamado “Baidu”.

Estados Unidos ha expresado su preocupación por esta manipulación de tráfico internacional de Internet y ha pedido a las autoridades chinas investigar lo sucedido, pues se considera un antecedente peligroso para instituciones y empresas estadounidenses, que podrían estar en peligro de sufrir un ataque semejante que ponga en riesgo su seguridad nacional.

El sitio afectado es el perteneciente a una organización estadounidense llamada Greatfire.org, dedicada a monitorear y transparentar sitios, IPs, dominios y hasta páginas de Wikipedia bloqueados por la censura que el gobierno chino impone en internet. Igualmente, los ataques afectaron intermitentemente la plataforma de desarrollo colaborativo Github, donde se comparte código informático que alberga algunos de los datos de Greatfire.

Citizen Lab, una unidad de investigación canadiense, atribuyó el ataque a una herramienta llamada “The Great Cannon” (Gran Cañón) que manipula el tráfico de los sistemas fuera de China. Además, puede ser usada para espiar a usuarios web que visiten páginas chinas o con contenido hospedado en China, además de que “secuestra” el tráfico desde o hacia direcciones IP individuales, lo que la hace una herramienta potencialmente devastadora.

Por su parte, el portavoz de la embajada de China, Zhu Haiquan, declaró que su país se opone a cualquier forma de ataque cibernético, y añadió que las acusaciones no tienen pruebas ni respaldo sólido alguno.

Suscríbete a nuestro blog y conoce las noticias de seguridad, internet y tecnología más destacadas.