No arriesgues tu alma, ¡mejor lee los Términos y Condiciones!

Seguramente, igual que yo y que el 89% de los que están leyendo esto, has dado clic en el botón de “acepto los Términos y Condiciones” sin haberlos leído antes. De hecho, reportes indican que sólo un 11% de los usuarios suelen leerlos 1, lo que nos dice que el resto los ignora por completo y acepta sin saber en qué se está metiendo. ¿Será por lo incomprensible de su lenguaje, por su extensión, por su complejidad… o simplemente por flojera?

Claro, muchos de los TyC son válidos y las empresas los necesitan para proteger sus intereses, pero hay algunas cláusulas absurdas y otras tan abusivas que podrían traerte problemas insospechados. Como te contamos enclamar, por ahora y para siempre, tu alma inmortal”. Hay otro caso más reciente en el que una compañía inglesa permitía el uso de su WiFi a cambio del primer hijo del aceptante “por toda la eternidad”2.

Sí, claro, qué risa… pero lo cierto es que te conviene saber cuándo los TyC se convierten, más que un procedimiento operativo estándar, en notas de rescate. Sólo ten en cuenta que incluso hay cláusulas del estilo de: “Podemos en cualquier momento y sin previo aviso, añadir o modificar todos o cualquiera de estos TyC, para anular o sustituir, total o parcialmente lo ofrecido”. (Si no me crees, lee las cláusulas de Whatsapp, que tienen una que dice: “WhatsApp se reserva el derecho a modificar o corregir estas Condiciones de uso en cualquier momento, y es tu responsabilidad revisar las Condiciones de uso para encontrar cambios. Si no estás de acuerdo con las condiciones revisadas, tu único recurso es dejar de utilizar los servicios de WhatsApp” ). What? Y es que al aceptar, estás prácticamente accediendo a cualquier cosa que al proveedor de servicios se le ocurra. Estas son algunas de las cosas que debes checar antes de hacer clic en “Acepto”:

En sitios de intercambio e impresión de fotos

Se supone que eres dueño de los derechos de propiedad intelectual de las fotografías que tú has tomado y de las imágenes que has generado, pero, ¿qué pasa si las subes a un sitio web para compartirlas? Te sorprendería enterarte que muchos se reservan el derecho de utilizar tus imágenes en cualquier forma que estimen conveniente de una manera “perpetua e irrevocable”.

En aplicaciones móviles gratuitas:

Muchos de las llamadas aplicaciones gratis para tu smartphone o tablet son patrocinados por anuncios que recurren a la “minería social”. Ojo: en los TyC podrías estar permitiendo el acceso a tu información personal. Sigue leyendo para ver los detalles.

En tu servicio de correo electrónico, foros y sitios de suscripción

Así es: los anuncios en tu servicio de email público tienen extrañamente que ver con lo que ocurre en tu vida. La propaganda guiada, especialmente aquella que ofrece ubicación y demografía, puede generar mucho dinero. Al aceptar los TyC, probablemente estés acordando en que la aplicación mine tus datos para ofrecerte los anuncios que crea convenientes. Cada vez que te suscribes a boletines o a foros, la información personal que proporcionas estará disponible para que los administradores le den el uso que consideren conveniente y esto incluye la posibilidad vender tu ID de correo electrónico a terceros sin tu consentimiento.

En compras en línea y reservación de boletos

¿Aplican las garantías del fabricante a los productos? ¿Qué pasa si éstos tienen defectos o necesitas devolverlos? Cada sitio decide esto y más te conviene estar enterado. En el caso de los boletos de avión, e incluso los de entrada a eventos, como están sujetos a mil diferentes circunstancias, debes asegurarte de que puedes conseguir un reembolso. Muchos sitios no te ofrecen ese derecho.

En sitios donde puedes iniciar sesión con tu ID de redes Sociales

Una tendencia creciente es que los sitios web te permiten iniciar sesión mediante el uso de tu cuenta de Twitter, Google o Facebook. Parece muy conveniente, ya que así abrevias el proceso de registro, pero piensa que la página web enseguida obtendrá de estas redes sociales todo lo que necesite. Comprueba los permisos de usuario antes de permitir el acceso a tu cuenta.

En Facebook, Twitter, Google+ e Instagram

La mayoría hacemos uso de estas redes sin haber leído sus TyC, a pesar de que ha trascendido el que son francamente abusivos. Te facilitamos las cosas, y aquí te dejamos los que te conviene conocer en este momento:

Facebook: Como bien sabes, comparte tus datos con muchos otros servicios de forma automática y se apropia de tus imágenes para hacer con ellas lo que se le antoje. Y para 2015, además, los nuevos TyC contienen cláusulas espeluznantes acerca de cómo harán uso de los datos GPS de tus dispositivos para poder localizarte en todo momento. FB también recoge información sobre cada página que visitas mientras estás conectado, y de todas las aplicaciones a las que entras con tu ID. Ah, pero eso sí: te sugiere desactivar su cuenta o eliminarla por completo si no te gustan las nuevas condiciones.

Twitter: Al aceptar, permites la utilización, alteración y distribución de cualquier imagen, escrito o video publicado a través del servicio, a cualquier otra forma de medios de comunicación o método de distribución, incluidas las que Twitter aún no ha desarrollado. Twitter también se permite compartir tu información con cualquier otra organización por el motivo que considere útil.

Google: Puede reutilizar, guardar, reproducir y modificar todas tus publicaciones en sus servicios asociados con finalidad promocional. Cuando descargas, envías, guardas o recibes contenido a o desde sus Servicios, le das derecho a Google (y sus asociados) a usar, alojar, reproducir, modificar y crear trabajos derivados de ello.

Instagram: Al dar acepto, otorgas a Instagram el derecho de una licencia de uso no-exclusiva, libre de cargo, transferible y sublicenciable para el contenido que publiques en o a través del servicio. Traducción: tus fotos les pertenecen.

¿Qué te parece? Compártenos tus comentarios y opiniones acerca de este tema. Confiamos en que estos consejos te sirvan para mejorar tu experiencia en internet. Recuerda ser siempre precavido y seguir nuestros consejos expertos en seguridad informática. ¡Te esperamos!