Nuevo ciberataque Chino vs USA, ¿una ciberguerra de baja intensidad?

El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos dio a conocer que su sistema de detección de intrusos, conocido como Einstein, descubrió un ciberataque masivo que expuso información personal de cerca de 4 millones de trabajadores federales. Se sospecha que  China tiene  responsabilidad en este  ataque, descrito como “uno de los más importantes robos de datos de gobierno de la historia”, informó el Wall Street Journal. 

En esta ocasión, el ataque fue dirigido a la Oficina de Administración de Personal (OPM, por sus siglas en inglés), una agencia gubernamental encargada de la contratación y manejo del personal del gobierno, y que lleva los registros de millones de trabajadores retirados y en activo.

Esta misma institución sufrió otra violación a la seguridad de sus archivos el año pasado, aunque no hay evidencias de que éste se trate de un ataque completamente independiente. Hasta el año pasado, la OPM y el Departamento de Seguridad Nacional subcontrataban a una compañía particular en Virginia para llevar a cabo las verificaciones de antecedentes de empleados, hasta que dicha compañía sufrió graves fallos de seguridad.

Legisladores de la Cámara de representantes calificaron el ataque cibernético como “escandaloso, porque los estadounidenses esperarí­an que las redes informáticas federales estén bien protegidas”. Es importante añadir que un funcionario, cuyo nombre se mantuvo reservado, declaró que el robo de información podrí­a afectar a todas las agencias federales.

“Todo yo, todo yo”

China es a menudo sospechosa de patrocinar este tipo de ciberataques, pero no está claro cuánta evidencia apunta a ese país en esta ocasión. Funcionarios estadounidenses dijeron al diario que el resultado de las investigaciones comienzan a apuntar de nuevo al gobierno chino, pero las averiguaciones continúa, pues es muy difícil de identificar el exacto origen de los ataques.

 Por su parte, y como se esperaba, China negó enfáticamente su participación en el crimen, a pesar de tales evidencias. El gobierno de Beijing aprovechó para pedir una mayor cooperación internacional para combatir a los piratas informáticos. Además advierte que  “Es irresponsable … hacer acusaciones falsas sin una investigación a fondo”.

No cabe duda de que si el masivo gobierno de los Estados Unidos es susceptible a robos de datos de estas magnitudes, nosotros, como entes indiscutiblemente más vulnerables, también podemos ser víctimas de ataques.