¿Se puede hackear tarjetas de crédito? Sí, protege la tuya.

Realmente no hay escondite: Todo se puede hackear. Si aún no has sido afectado por una brecha de seguridad, las estadísticas nos dicen que pronto lo serás. Lo que sí se puede evitar es el daño que causen a tu cuenta personal, tu empresa o tu persona con el robo de información valiosa.

Es como poner una mejor cerradura que la que tiene su vecino, te permitirá actuar con más tiempo y eficiencia. 

¿Se puede hackear tarjetas de crédito? – Sí

Como comprador, exige que las empresas a las que les compras estén cada vez más blindadas y que su Seguridad Informática sea robusta. Los peligros no son una amenaza sino una realidad, si no nos crees, te recordamos cómo funciona esto.

Los hackers son grupos criminales bien organizados y creativos. Buscan cómo infiltrarte pero ya tienen un plan para sacar provecho de lo que te quiten. 

Quizás los casos más sonados de hacking de tarjetas de crédito es el de Target, una mega-tienda en Estados Unidos parecida a Comercial Mexicana que sufrió el robo de más de 40 millones de números de tarjetahabientes hace apenas un año. Su CEO y CTO fueron despedidos por no preveer esta vulnerabilidad, pero son millones los dólares que la empresa ha perdido y que cada comprador ha reportado en pérdida a sus tarjetas de crédito. Muchas han sido canceladas y los bancos y aseguradoras también se vieron afectadas.

Otro de los casos mundialmente conocidos fue el de Home Depot, donde 60 millones de tarjetahabientes fueron afectados. Este caso en 2014 se llevó a cabo en 5 meses, en los cuales los hackers se infiltraron en los sistemas de compras Home Depot sin ser detectados. Compradores online, en Canadá y México fueron afectados provocando grandes pérdidas a la tienda y sus clientes.

¿Cómo puedo proteger mi tarjeta de crédito o cuenta bancaria de los hackers?

1. Usa tarjetas prepagadas para compras en línea o comercio electrónico.

Trata de utilizar solamente tu tarjeta de crédito para la domicialización y cargos automáticos de servicios que conozcas y realmente necesites, como el recibo del gas o tu suscripción al gimnasio. Para los demás gastos, usa tarjetas prepagadas o monederos electrónicos. Pregunta a tu banco, tienen diferentes nombres pero son tarjetas con una fecha de vencimiento corta o línea de crédito reducida que en caso que no apruebes, no podrás realizar la compra. Sigue este consejo sobre todo durante las fiestas, cuando es más probable que se puedan hackear a las empresas donde haces tus compras.

2. Nunca uses tarjetas de débito a menos que sea para retirar efectivo en el banco o en los cajeros automáticos

Una tarjeta de crédito te deja pagar las cosas tiempo después, reconocer tus compras y reclamar cargos que no hayas hecho. Con una tarjeta de crédito, una vez que has pagado, ya no podrás recuperar tu dinero. Para que ningún comercio que se pueda hackear transmita tus datos a los criminales, usa tu tarjeta solo para retirar efectivo y hacer transacciones en tu banco.

Si tienes una tarjeta de crédito corporativa o de tu empresa, sé doblemente cuidadoso, ya que una vez vulnerada toda tu compañía corre riesgo.

Si aún no te importa la seguridad informática, piensa dos veces antes que tus finanzas te hagan tomarle la importancia debida.