Estudiantes lanzan ciberataques a escuelas ¿la nueva tendencia?

Tal vez en su momento no haya trascendido mucho dado el carácter local de los hechos, pero resulta ya sorprendente que en los últimos años se hayan reportado diversos ataques DDoS contra distritos escolares estadounidenses. Por ejemplo, hace unos meses, el FBI investigó uno contra escuelas en Virginia, y el año pasado, algo similar pasó en Kansas City. Lo cierto es que las autoridades nunca identificaron las personas detrás de tales ataques, aunque obviamente, se sospecha de estudiantes.

Sin embargo, la semana pasada, tras otro nuevo ataque DDoS, esta vez en contra el Distrito Escolar de West Ada en Meridian, Idaho, las ley se puso las pilas y ya tiene al responsable: un estudiante de 17 años, que según se cuenta, no se distingue por su afición a los exámenes. Algunos medios ya citan a un cómplice, que también participó en el cibercrimen. Ninguno de los nombres ha sido revelado.

El ciberataque fue llevado a cabo durante los días en que se realizan las pruebas ISAT (Idaho Standard Achievement Test), exámenes estatales de conocimientos en lengua, literatura y matemáticas, por lo que miles de estudiantes se vieron perjudicados, ya que tuvieron que presentar la difícil prueba, dos, tres y hasta más veces. Además, los ataques ocasionaron que alumnos y profesores perdieran tareas, trabajos y gran cantidad de material de aprendizaje en línea.

Los mini cibercriminales podrían enfrentar cargos por delitos graves tras organizar el ataque, a pesar de que trataron de cubrir su rastro contratando a un tercero, pues las autoridades lograron localizar a uno de los adolescentes rastreándolo mediante su dirección IP. Si son declarados culpables, ambos estudiantes podrían ser acusados de delitos informáticos, penados hasta por 180 días en un centro correccional para menores. Además, sus padres serán responsables de pagar por los daños financieros causados con el chistecito.

Los ataques DDoS: sencillitos pero efectivos

Como ya te explicábamos un ataque DDoS se ocupa de “asfixiar” con solicitudes de servicio la conexión de red de un sitio en particular, hasta inutilizarlo. Este tipo de ataque no es precisamente lo más sofisticado en el ambiente hacker, pero puede ser eficaz, sobre todo cuando va contra sitios que carecen de los recursos o el conocimientos para defenderse. En este caso, el lío que ocasionó afectó a más de 52 colegios y alrededor de 32.000 alumnos. Es evidente que en estos casos, los ataques no fueron lanzados con la intención de obtener información confidencial de los usuarios, ya que en realidad, el “valor” de estos datos no es muy grande en el mercado ilegal.

Si quieres saber más acerca de seguridad informática, noticias sobre tecnología y una que otra bromita estudiantil, te esperamos en nuestro blog, ¡no te lo pierdas!

Y recuerda que debes protegerte y proteger a tu empresa contra este tipo de ataques, ya hay herramientas para ello. Prevenir es mejor que lamentar.