Tecnología en Cajas Negras debe mejorar para esclarecer avionazos.

Después de las recientes noticias de accidentes aéreos, el tema de las Cajas Negras ha generado curiosidad y controversia. Estos dispositivos documentan transmisiones de radio, voces de la tripulación y datos como la altitud y la velocidad del avión. Pero, ¿sabías que a pesar de su importancia, las mayoría de las cajas negras aún no utilizan tecnología de última generación?

¿Qué es una Caja Negra y cómo funciona?

Una Caja Negra en realidad consiste en dos aparatos de unos 4,5 kilos. Está recubierta de acero con aislante térmico, y está diseñadas para resisitir velocidades, temperaturas y presiones atmosféricas extremas. Se ubican en la cola del avión, ya que es la parte que suele quedar menos dañada tras un percance. A pesar de su nombre, en realidad son de color naranja, aunque suelen volverse negras en caso de incendio.

Su trabajo es registrar las comunicaciones y parámetros de vuelo de un avión mediante una grabadora de datos de vuelo (FDR) que registra los parámetros técnicos, y una grabadora de voces de cabina (CVR) que registra conversaciones de la tripulación, alarmas y ruidos, así como las comunicaciones con la torre de control. Esos datos servirían para analizar las causas de un eventual accidente.

Sus deficiencias y posibles mejoras

Estos aparatos son de fundamental importancia para establecer las circunstancias de los accidentes aéreos y prevenir fallas en un futuro, pero la mayoría de las que están implementadas en las aeronaves en circulación, utilizan tecnología que difícilmente se consideraría de punta.

Para empezar, aún almacenan los datos en cinta magnética, mientras que pocas unidades más nuevas emplean tecnología digital. Su ubicación después de los accidentes no suele ser clara y si no se encuentran en poco tiempo, su batería puede agotarse (la duración de ésta es comúnmente de 30 días, aunque nuevas regulaciones requieren que duren por lo menos 90), lo que resulta un problema en casos como en del vuelo 447 de Air France que se estrelló en 2009, pues la Caja Negra no fue recuperada hasta 2011. Otra cuestión es que las grabadoras de voz tienen una vida corta, por lo que información importante que pudo haber desencadenado el avionazo, puede perderse si el vuelo es largo.

Una compañía que actualmente está haciendo frente a estas deficiencias, es la canadiense Flyht Aerospace Solutions, que ofrece un sistema automatizado de información de vuelo, cuya instalación cuesta unos cien mil dólares. Este sistema puede hacer un streaming de los datos de desempeño de la aeronave y envía actualizaciones de la cabina cada 10 minutos. Lo más importante es que este sistema puede reconocer irregularidades como desvíos en el plan de vuelo para permitir a los controladores tomar medidas de emergencia.

Por su lado, algunas aerolíneas como Quatar Airlines planean mejorar sus sitemas, equipando su flota con un sistema de rastreo automático para prevenir desapariciones como la del vuelo de Malaysia Airlines en el Océano Índico el año pasado. Sin embargo, no hay muchas otras aerolíneas con intenciones de hacer lo propio, y la razón es la inversión que se requiere, como señaló María Schiavo, ex inspectora general del Departamento de Transporte de Estados Unidos. “[Las aerolíneas] simplemente no van a añadir medidas de seguridad adicionales a menos que el Gobierno Federal se los ordene”, dijo a CNN.

La Organización de Aviación Civil Internacional, propuso el uso de Cajas Negras que pueden ser expulsadas del avión para su uso en vuelos comerciales, (algunas aeronaves de la Marina estadounidense ya cuentan con este tipo de recurso). Pero lo cierto es que su costo ronda los 30 mil dólares y por ello todavía hay resistencia a implementarlas.

Una aviación cada vez más segura

La tragedia del Airbus de Germanwings, acaecida sobre los Alpes Franceces, todavía está en investigación, y es posible que pasen meses antes que los expertos pueden determinar las circunstancias exactas del percance. Mientras tanto, a pesar de los costos, es fundamental que se hagan mejoras en los sistemas de grabación y en la duración de la batería de las cajas negras. Todo con en fin de aprender de las circunstancias que originan los accidentes aéreos, e implementar medidas para hacer de la aviación algo cada vez más seguro.

Fuentes:

http://www.cdispatch.com/news/article.asp?aid=39549

http://www.techpageone.co.uk/en/technology/airplane-black-boxes-how-can-they-be-improved